La valentía y convicción de los dirigentes de la Asamblea de Estudiantes Secundarios frente a la lucha que enfrentan por cambiar la PSU, nos recuerda a Clotario Blest y su postura frente a la represión sufrida en la lucha que encabezó por establecer en nuestro país mejores condiciones para los trabajadores. ¿Es este un llamado de atención a quienes formamos hoy parte del movimiento sindical?

Por El Demócrata

Desde la organización estudiantil, manifestaron que “no vamos a parar las movilizaciones por una supuesta demanda por parte del Gobierno”. Víctor Chanfreau, vocero de la ACES.

El martes recién pasado, luego de que el Consejo de Rectores (CRUCH) y el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) de la Universidad de Chile tomaran la inédita decisión de suspender la Prueba de Selección Universitaria (PSU) de Historia, la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) se refirió a las diversas movilizaciones que estudiantes en distintas ciudades del país han realizado desde el lunes.

“Por fin este año se pudo instalar que esta prueba discriminadora y segregadora no se puede rendir nunca más”, manifestó Ayelén Salgado, vocera de la ACES.

“Todo lo que ha sucedido hoy es gracias a todos los estudiantes que se han organizado, que se han auto convocado también en asambleas, para poder hacer todas estas movilizaciones que han ocurrido el día de ayer y hoy”, indicó.

En cuanto a las críticas de los estudiantes ante el sistema de admisión a la educación superior, Salgado señaló que “de los 295 mil estudiantes que dan la PSU, sólo el 41% entra a la universidad. Y nosotros entendemos la preocupación de los padres y madres que tanto se ha avalado en la prensa, entendemos que quieran que sus hijos den la PSU, pero aun así nosotros estamos preocupados porque todos y todas podamos entrar algún día a la universidad”. En ese sentido, destacó: “Que hoy día se haya cancelado la PSU de Historia no es un triunfo solamente para los estudiantes secundarios, sino para el pueblo en su conjunto”.

Se pudo filtrar la prueba y pudo difundirse. Esto viene siendo en conjunto de todas estas personas que también le están diciendo “fin a la PSU'”. “Que hoy día se haya cancelado la PSU de Historia no es un triunfo solamente para los estudiantes secundarios, sino para el pueblo en su conjunto” concluyó Salgado.

Por su parte Víctor Chanfreau, también vocero de la ACES, agregó: “Denunciamos con fuerza el eje represivo que han tenido estas manifestaciones. Tenemos claro que la responsabilidad es de autoridades que poco saben de educación, manifestó.

El vocero también se refirió a la información por parte de medios donde se plantea la evaluación del Gobierno para iniciar acciones legales contra la ACES: “La rechazamos, les decimos fuertemente no les tenemos miedo, no vamos a parar las movilizaciones por una supuesta demanda, por sus amenazas o por sus detenciones”, aseveró el vocero estudiantil. “Repito, no les tenemos miedo ante ninguno de sus ejes represivos ni sus amenazas” reiteró. “Lo que tenemos claro es que hay que continuar, y no le tememos a que la bancada UDI, el sector más reaccionario de la política, venga a decir que se tiene que invocar la Ley de Seguridad del Estado. No les tememos, y los secundarios nos vamos a estar manifestando de todas maneras”, afirmó.

Lo impresionante es que los estudiantes secundarios con singular frontalidad dijeron antes que sucedieran las cosas lo que tenían planificado y las autoridades educacionales no les hicieron caso, no les creyeron. Pero aún más impactante es la actitud y posición frente a los hechos, asumiendo las responsabilidades de sus actos, como muy bien dijo la ministra, sin capucha y con la frente en alto. Esto reafirma que no le tienen miedo a las decisiones represivas legales que impuso la autoridad, frente a jóvenes que luchan por tener una educación más democrática, justa e igualitaria.

Estos jóvenes nos dan a los trabajadores una gran lección. Nos evoca a uno de nuestros grandes sindicalistas “Clotario Blest, quien muchas veces fue detenido por defender los derechos de los trabajadores. Blest, lejos de afectarse y bajar los brazos, cada vez que salió de la cárcel, más fortalecido retomó el combate, dejando un legado dirigencial, que hoy miramos pero que en rigor no lo asumimos. El individualismo, los intereses particulares han mermado  la lucha de los trabajadores al punto de no ser capaces de defender nuestros derechos.

Uno de estos ejemplos son los despidos por parte de la Directora Nacional Sofía Rengifo de funcionarios Códigos del Trabajo, en que además el estado no respeta la legislación laboral, al no respetar los anexos de los contratos.  O sea, el estado exige a los privados cumplimiento, pero quien legisla no cumple sus propias leyes.

En esta administración tienen la certeza que pagando pueden hacer lo quieran. De hecho a la fecha este gobierno ha gastado más de 3 mil millones de pesos en indemnizaciones a funcionarios publicos desvinculados…. ¡Bueno total los dineros no son de ellos, son de todos los chilenos!.

En el Chile de hoy llamamos a cuidar la democracia y eso está relacionado con el empoderamiento de todos y cada uno de los trabajadores y en seguir el ejemplo de los estudiantes con una actitud convencida de la lucha por la justicia que están desarrollando.