Entrevista de despedida a Adriana Zaldivia (Nana)

Queremos informar a todos y todas que, como ya es tradición en esta época del año, hemos iniciado nuestro ciclo de entrevistas a aquellos compañeros y compañeras que abandonan el servicio para acogerse a jubilación. Iniciamos este sentido homenaje con nuestra entrevista a Adriana Zaldivia.

¿Cuáles fueron sus inicios en esta Institución?

Llevo más de 20 años en administración pública, me inicié trabajando en el hospital Salvador, fui asistente paramédico, se me dio la oportunidad de ingresar en esa época al Estadio Chile y llegué a trabajar como recepcionista. Con el tiempo el Estadio Chile pasó a ser estadio Víctor Jara.

Después de harto tiempo seguí como recepcionista y luego se me presento una oportunidad por un tema muy doloroso en que falleció una compañera de trabajo con la cual éramos muy patner y me trasladaron por problemas de salud al CAR y ahí me vine a trabajar como paramédico. Allí comencé, después, me ofrecieron trabajar como recepcionista que era lo que a mí más me gustaba, trabajar en la atención de público, que para mí era primordial , y a pesar que me gustaba mucho también lo que hacía, el trabajar de paramédico y bueno, acá estoy hasta el día de hoy.

¿Qué ha visto de los cambios de nuestra institución?

Han sido variados, los cambios, de gobierno, los cambios de sistema, etc. En lo personal no me han afectado tanto, ya que yo he hecho mi trabajo, y creo que lo he hecho bien, en la atención de público se necesita mucha conversación, mucha dedicación, y también con esto me he sentido tremendamente querida.

¿Su visión respecto de la Asociación?

Respecto a la asociación, yo te tenido siempre mis valores y mis principios bien marcados. Yo entré a la Anfuchid y siempre he permanecido en ella, ya que creo, que cumplen una labor fundamental, y ¿porqué fundamental? Porque yo también fui dirigente durante 2 años y siempre priorizamos los derechos de los trabajadores, que hemos sido cuestionados en muchas cosas, pero nuestra asociación ha sido muy importante, porque ha tenido muy buenos dirigentes y además personas tremendamente humanas, que nos han ayudado mucho.

¿Cuál es la reflexión que usted le entregaría a estas nuevas generaciones?

Con respecto a eso tengo un tema que es muy puntual, el compañerismo es fundamental, es lo más importante en una institución y que se ha perdido, hay que pensar que todos los jefes cumplen un ciclo y se van, uno se queda y nuestros compañeros se quedan y creo que lo hace falta es lealtad, mucha lealtad

¿Qué le cambiaría hoy día a nuestra asociación?

Con respecto a esto, creo más que cambiar, hay que mejorar la inclusión, hay muchas personas que tienen muchas capacidades como para representarnos y colaborar con ellos, pero no hay que dejarlos solos hay que estar a la par con ellos para defender nuestros derechos y creo que en ese aspecto siempre hemos tenido muy buenos resultados, porque la gente que nos ha representado, se la ha jugado por nosotros siempre, esa es una visión como socia y ex dirigente, que es muy importante.

¿Durante los años de servicio, que críticas y qué destacaría de esta Institución?

Creo que lo que más destacaría, es que el pasar mío por la Institución, ha sido gracias a dios, de buena forma. Pasé por un dolor tremendamente grande en mi vida, que el hecho de no haber tenido que ir a un psicólogo o el no haber tenido que ir a un psiquiatra como me lo recomendaron en su momento, debido a la pérdida de un hijo. Eso es una experiencia tremenda …. Los deportistas, hablo puntualmente de los deportistas, me demostraron un tremendo, pero tremendo cariño, o sea he sido afortunada, por eso a mí me emociona mucho.. Y también el de algunos compañeros que siempre han estado a mi lado.

¿Qué mensaje le daría usted a sus compañeros?

Que ante todo, ante cualquier problema y ante cualquier acción, debemos reaccionar humanamente y siempre sentirnos respaldados por todos ellos. Creo que esa es lo que yo les pediría a ellos, que siguieran siempre siendo muy humanos con sus compañeros. Estoy tremendamente emocionada por esta finalización de este periodo y por esta entrevista. Así es que les mando un cariño del alma a todos los que me han apoyado siempre en mi vida laboral. Estoy eternamente agradecida.