Ministra y Subsecretario, un fiasco

Por: Nataly Medina Carvajal, Presidenta Nacional de ANFUCHID

A propósito de la reciente exposición en la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados por parte de la Ministra de Deportes y del Subsecretario, y en donde la ausencia de nuestro Director Nacional pasó inadvertida, se puede inferir que de deportes y actividad física es muy poco lo que conocen las autoridades, especialmente de los “programas deportivos” que benefician a niñas y niños de sectores vulnerables. Como tampoco saben lo que cuesta realizar y desarrollar deporte de alto rendimiento.

También puedo asegurar que de administración pública tampoco entienden mucho, ya que la mayoría de los nuevos trabajadores, vienen de carreras de las ingenierías, no de carreras de la actividad física y salud, lo que nuevamente nos deja a la deriva en los próximos cuatro años, pasando a ser una caja pagadora de las federaciones, COCH, corporaciones deportivas, productoras de eventos, etc. como en el primer gobierno de Piñera, las que dejan rendiciones de cuentas pendiente para siempre.

Es sorprendente que nuestras autoridades, piensen destinar casi tres mil millones de pesos para el apoyo de eventos, como el golf, tenis y automovilismo (este último relacionado con el Dakar) con recursos de todos los chilenos, actividades que hasta ahora no han sido evaluadas en lo relativo a su impacto en la población, ya que hay que destacar que quienes asisten a estos eventos no son las personas más necesitadas de nuestro país. Además hay que considerar que son deportes que tienen un gran aporte de recursos de la empresa privada, y por la misma razón la consulta obligada es ¿por qué considerar estos deportes, si a la fecha no sabemos cuáles son los deportes priorizados o definidos para el ciclo olímpico, o no sabemos si atletas de estos deportes estarán presentes en los próximos juegos panamericanos 2023?

El Diputado Ilabaca, presidente de la comisión de deportes, interpeló a la ministra en temas puntuales, que por supuesto no fueron contestados. Le indicó que nuestro servicio será una productora de eventos en vez de destinar los recursos a los niños, mujeres, jóvenes y adultos mayores deportistas, que de verdad necesitan los medios y así puedan dejar de hacer bingos, ventas de completos o rifas para costear torneos en el extranjero. Por otra parte, tampoco se nombró en la justificación de los recursos, los altos índices de obesidad y sedentarismo que, según la OMS, presenta nuestro país, y que de verdad deberíamos combatir y disminuir con tal cantidad de recursos.

Como guinda de la torta, respecto del Alto Rendimiento, el subsecretario nos comparó con países desarrollados, ignorando que de acuerdo a los distintos indicadores que miden el desarrollo de los países (OCDE, PIB, BANCO MUNDIAL, PHA, entre otros), estamos muy lejos de poder ser desarrollados de aquí al 2030.