Por Álvaro Muñoz Marín

El ex Director Nacional Renato Palma, manifestó que su alejamiento sería por “motivos personales”.

Veamos, el Director Nacional del Instituto Nacional de Deportes, nombrado directamente por el presidente de la república no le sirvió de mucho, debido a las claras limitaciones que debió enfrenar en el ejercicio de sus atribuciones por parte del MINDEP. 

No obstante lo anterior, se mandaron 2 resoluciones de reestructuración y nuevos perfiles de cargo,  que justificaron más de 100 despidos el año 2018. Bajo su administración hubo y hay acoso laboral hacia 3 trabajadores que fueron despedidos y que los reintegramos, por primera vez en la historia del IND un tribunal de la república establece que hubo un despido por razones políticas, también se anotó prácticas antisindicales que siguen. En marzo de este año, en otra muestra del “manejo” político profesional, saca otra resolución con nuevos perfiles de cargo.

Jamás dirigió la División de Actividad Física y Deportes, el bypass de algunas personas de confianza de la Ministra era y sigue siendo pan de cada día.

Nos dejó un legado, ya que ahora deben venir las reestructuraciones y nuevos perfiles de cargo en regiones. Y los trabajadores/as debemos estar alertas, estar unidos y organizar la defensa de la función y empleo público. Estas ideas no tienen nada de nuevo, y podemos decir que de implementarse éstas, sería la tercera o cuarta reestructuración en 8 años.

Estas autoridades y las anteriores, ¿pensaran por un momento que esto afecta al trabajo, la continuidad en los equipos, y el clima laboral?

El trato hacia los trabajadores ha sido despectivo, no considerando la experiencia y el conocimiento acumulado, olvidándose el señor Palma que somos trabajadores/as del Estado y que haremos nuestro mejor trabajo en cualquier gobierno.

La guinda de la torta la colocan las más altas autoridades del servicio, la Ministra y el Subsecretario, cuando envían mensaje a las trabajadoras/es del IND por la renuncia de Renato Palma, señalando palabras de buena crianza como; que el señor Palma dejó profesionalizadas las federaciones deportivas. Demostrando dichas autoridades que si existen los mundos paralelos, ya que seguramente tanto la Ministra, como el Subsecretario nunca se enteraron de la carta de molestia que 42 federaciones hicieron llegar a la Moneda, este año, por el trato poco deferente que han recibido de las autoridades del IND y MINDEP.

Por último, el señor Palma también cayó en la ilegalidad, ya que no tuvo la fuerza, ni convicción, (porque el cargo del IND es político), de hacer valer y respetar el dictamen efectuado por la Contraloría de Arica que señaló que…”el Instituto Nacional de Deportes de Chile es un servicio público funcionalmente descentralizado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, que se vincula con el Presidente de la República a través del Ministerio del Deporte y al cual le compete, entre otras tareas, ejecutar la política nacional en esa área. Por tales razones, dicho servicio no tiene un vínculo de subordinación jerárquica con el Ministro de Deportes, ni con las Secretarías Regionales Ministeriales que la componen, de acuerdo con el criterio expresado, entre otros, en el dictamen N° 48.793, de 2009, de esta Entidad Fiscalizadora”.